miércoles, 30 de enero de 2013

Reseña: "El Cuervo", película.



En un intento de darle otro aire a mi blog he decidido tener la osadía de hacer alguna que otra reseña a material tanto literario como audiovisual habitual en mi tiempo libre. Antes de nada aclarar que no soy, ni mucho menos, crítico de cine ni nada por el estilo. Lo que aquí escribo es mera opinión e impresiones que saco. Y con las opiniones pasa lo mismo que con los culos, que todo el mundo tiene uno. Además toda crítica constructiva será bienvenida.

Hoy toca  algo que me marcó un antes y un después, ya que cambió muchos elementos de mi vida. Me refiero a El Cuervo, de James O´Barr.

El cuervo como película (1994).
Sé que primero fue el comic y luego la película, pero empiezo por la peli ya que la descubrí primero. Recuerdo perfectamente verla anunciada en televisión y decirme “¡Sapristi, tendré que verla!” (… ¿Cómo, que sapristi ya no se usa?). Así que dicho y hecho, aquella noche la vi por fin y desde ese momento pasó a ser mi película favorita hasta el momento. 

Los escenarios, los personajes, la banda sonora, la historia… Además de la historia detrás de la película. Esa historia que cuenta cómo, por desgracia, Brandon Lee (hijo de Bruce Lee) fallece durante el rodaje. Los escenarios presentan una ciudad impura, sucia, donde parece que jamás sale el sol, como si la noche fuese el estado natural de las cosas. Añade a eso una pandilla de despojos humanos dedicados en cuerpo y alma a propagar el fuego y el caos. No parece un buen sitio para vivir. Pero ahí están Eric y Sarah, una pareja feliz y llena de vida cuya existencia acaba sesgada. Un año después Eric vuelve de la tumba como un fantasma inmortal en busca de venganza. Y no sigo, si queréis saber más ya estáis viendo la peli.



Hablamos de una historia cruenta, de venganza, dolor, frustración y diría que hasta impotencia. Pero bajo toda esa oscuridad hay un eje que es el amor. El amor entre Eric y Sarah y su pequeña amiga Shelly. Entre todo el mar de sangre y calles mojadas podemos apreciar pequeños oasis de ternura donde Eric rememora aquellos momentos en los que eran felices. Quizás esta sea una lección, la vida sigue, el dolor aparece, pero nadie te podrá quitar esos momentos que en algunas ocasiones pueden darte ánimos, aunque no es bueno vivir del pasado. Hay una frase alentadoramente importante en una escena en la que Shelly  se queja de que no para de llover, a lo que Eric responde “no llueve eternamente”. Da que pensar.
La banda sonora fue otro de los elementos que mas me impactó. Una música oscura, tétrica, emocionante en ocasiones, pero que no deja de acompañar perfectamente a la película. Personalmente hay dos canciones que me gustaron especialmente, Dead souls de Joy Division pero interpretada por Nine Inch Nails y Burn de The Cure.



Definitivamente El Cuervo es una gran película de la cual solo puedo recomendar verla y disfrutarla y, a pesar de sus escenas a veces realmente tétricas, quedarse con aquellas en las que la ternura y el amor dan un toque de calor en ese mundo implacable que, por otro parte, existirá en algún lugar del planeta.

Para la próxima entrega hablaré del comic, una obra compleja e increíblemente única que no puede faltar en ninguna colección que se precie. Y si no coleccionas da igual, te puedo asegurar que merece la pena.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada